Viu Nou Barris

Viu Nou Barris

Medidas para hacer del metro y los autobuses un espacio seguro

13 de mayo de 2020

El 96 % de los usuarios de metro ya viajan con la mascarilla puesta. Durante la semana pasada se repartieron 225.000 en estaciones de metro y puntos de enlace y se ha incrementado la información sobre la obligatoriedad de utilizarla cuando se viaja en transporte público. Desde esta semana se pueden encontrar mascarillas y gel hidroalcohólico en las máquinas expendedoras de las estaciones. Es una de las medidas que se han aplicado para hacer que el metro y los autobuses de la ciudad sean espacios seguros, con el objetivo de asegurar las máximas garantías sanitarias a las personas usuarias.

El Ayuntamiento de Barcelona sigue llevando a cabo acciones para adaptar la ciudad a la salida progresiva del confinamiento provocado por la emergencia sanitaria de la COVID-19.

Uno de los objetivos principales, recogidos en la medida de gobierno “Una nueva movilidad sostenible en un nuevo espacio público”, es adoptar medidas para hacer del transporte público un espacio seguro y ofrecer las máximas garantías sanitarias a las personas que lo utilizan.

En este marco, el Gobierno municipal, conjuntamente con Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB), está aplicando un protocolo de seguridad, desinfección e higiene en la red de metro y autobús para garantizar que las personas usuarias acceden a ella con las máximas condiciones de seguridad.

Uso generalizado de la mascarilla en el transporte público

En estos momentos las normas de higiene vigentes desde el lunes, con el inicio de fase cero de la desescalada, como el uso de las mascarillas y el distanciamiento, se están cumpliendo de manera generalizada en las redes de metro y autobús.

Según ha verificado TMB en una muestra de estaciones de metro, el 96 % de los usuarios entran a la red de transporte público con la mascarilla puesta, tal como establece la orden del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. También se ha observado en los autobuses un uso generalizado de la mascarilla, que es una de las medidas de seguridad dictadas para que el transporte público recupere el papel central en la movilidad metropolitana.

La semana pasada el Ayuntamiento de Barcelona, en colaboración con la Cruz Roja, repartió 225.000 mascarillas en el transporte público, después de que el Gobierno central decretara la obligatoriedad de utilizarlas en este medio de transporte. La distribución del material, enviado por el Gobierno central, la realizaron voluntarios del Consistorio y la Cruz Roja en 26 estaciones de metro y puntos de enlace de la red ferroviaria de la ciudad.

La acción, que tuvo el apoyo de efectivos de seguridad de TMB, fue acompañada de abundante información sobre la normativa de seguridad.

Diez máquinas expendedoras de mascarillas y gel hidroalcohólico

La disponibilidad de mascarillas faciales y productos para la higiene de manos está asegurada actualmente en las farmacias y, desde esta semana, también en el interior de la red de metro.

Una decena de máquinas de venta de productos situadas en siete estaciones de la red ofrecerán tanto mascarillas, en paquetes de diez unidades, como gel hidroalcohólico, siguiendo los precios oficiales. Las diez máquinas distribuidoras están en las estaciones de Catalunya (L1 y L3), Espanya (intercambiador), La Sagrera (L1, L5 e intercambiador), Sagrada Família (L2), Verdaguer (L5), Diagonal (L5) y Lesseps (L3).

Más oferta para garantizar las distancias de seguridad

La regla de mantener la máxima distancia de seguridad entre las personas que viajan en metro y bus también se está cumpliendo en general. La referencia es que se ocupen la mitad de los asientos y que en las plataformas no se superen las dos personas por metro cuadrado.

La oferta programada por TMB ha hecho posible mantener este distanciamiento físico normativo: en el metro circulan el 85 % de los trenes en hora punta y el 80 % en el resto de franjas, mientras que, con respecto a los buses, circulan el 65 % en hora punta y el 57 % durante el resto del día.

Esta oferta es más que suficiente para la fase actual, en la que la demanda se sitúa todavía en niveles un 85 o un 88 % por debajo de los normales, y se irá incrementando a medida que progrese el desconfinamiento.

Señalización para ordenar la circulación de las personas usuarias

Dentro de las actuaciones para reforzar que se respete la normativa de distanciamiento y prevenir las aglomeraciones, TMB está implantando una señalización horizontal en los enlaces de metro y en las estaciones de más afluencia para ordenar el flujo de pasaje.

Las flechas en el suelo invitan a andar por el lado derecho y a respetar la distancia de seguridad en todo momento.

Actualmente ya están señalizados los enlaces de Diagonal, Espanya, Urquinaona, la Sagrera, Sagrada Família y Verdaguer.

También se han colocado carteles que indican que hay que respetar la distancia con las demás personas. En las puertas de los ascensores se recuerda también que son de uso preferente para personas con movilidad reducida.

Mamparas de protección en 1.140 autobuses

En la red de autobuses se avanza en la separación del habitáculo del conductor o conductora mediante planchas de policarbonato transparente para minimizar el riesgo de contagio.

Estas mamparas se fabricarán y se instalarán en toda la flota a partir del mes de junio y complementarán las medidas preventivas adoptadas hasta ahora: hay que entrar en los buses por la segunda puerta, el pasaje está separado y no se venden billetes ni se hacen cambios a bordo.

Con vistas al escenario posterior al estado de alarma, la separación fija permitirá restablecer los flujos de entrada y salida habituales del pasaje. Esta solución, que minimizará la posibilidad de contagio a largo plazo, se instalará en 1.140 vehículos gestionados por TMB. También se incorporan mamparas en 758 autobuses del AMB operados por empresas de gestión indirecta.

Por otra parte, TMB trabaja igualmente para reforzar las medidas de protección de la salud de los trabajadores. Así, desde el viernes se ha implantado una nueva cámara termográfica en el acceso de las oficinas de Metro de la Sagrera. La semana pasada empezaron a efectuarse test PCR voluntarios a personas trabajadoras en activo que lo solicitan porque durante la jornada laboral o después de terminar tienen fiebre o síntomas compatibles con la COVID-19 o porque, aunque sean asintomáticas, han tenido contacto estrecho, sin las medidas de protección necesarias, con un compañero o cliente sintomático.

En la misma línea de protección de la salud, esta semana se iniciará la prueba de detección de anticuerpos específicos por inmunoensayo a todas las personas que son casos confirmados o probables de COVID-19 que se reincorporen a trabajar después de un periodo de incapacidad temporal. El objetivo es saber si han tenido contacto con el virus y, si ha sido así, en qué fase inmunitaria se encuentran antes de que se reincorporen al puesto de trabajo, para evitar también posibles contagios.

Diecisiete intervenciones de mejora de los carriles bus

En el ámbito del espacio público, desde el lunes pasado se están ejecutando actuaciones de mejora en la red de carriles bus de la ciudad con el fin de mejorar la frecuencia y la velocidad comercial y ofrecer más oferta a los usuarios. En total se ha previsto realizar diecisiete intervenciones, que consisten en lo siguiente:

  • Segregación de carriles bus colocando elementos físicos para proteger el carril bus de la invasión de otros vehículos en los ámbitos de más congestión.
  • Creación de nuevos tramos de carriles bus.
  • Modificaciones y ajustes de carriles bus actuales.

Actualmente ya se han ejecutado ocho de las diecisiete intervenciones previstas.

En concreto, se han llevado a cabo las obras de segregación de los carriles bus de Pla de Palau con la avenida del Marquès de l’Argentera, del paseo de Gràcia (entre la calle del Rosselló y la avenida Diagonal), de la Vía Favència (entre la calle de Carles Soldevila y la plaza de Karl Marx), de la calle de Balmes (entre la calle de la Granada del Penedès y la avenida Diagonal) y de la calle de Cartagena (entre las calles de Llorens i Barba y de Mas Casanovas).

También se han creado tramos nuevos de carril bus en la calle de Espronceda, entre el paseo del Taulat y el paseo de Garcia Fària, y en el paseo Garcia Fària, entre las calles de Espronceda y de la Jonquera. Y se han hecho modificaciones del carril bus en la Vía Favència (entre la calle de la Artesania y la plaza de Karl Marx).

Fomentar los desplazamientos a pie, en transporte público y en bicicleta

Durante el periodo de vigencia del estado de alarma se ha producido un cambio en el reparto modal de Barcelona, que ha invertido la proporción de desplazamientos que se realizan en transporte público y en vehículo privado, y el vehículo privado se ha convertido en el medio mayoritario.

Ante este escenario, el Gobierno municipal impulsa medidas inmediatas para garantizar la seguridad de la ciudadanía en los desplazamientos y volver a encaminar la movilidad hacia los objetivos del Plan de movilidad urbana (PMU), que consisten en fomentar los desplazamientos a pie, en transporte público y en bicicleta.

Ayuntamiento de Barcelona

Cargando...
x
X