Viu Nou Barris

Viu Nou Barris

La Coca de San Juan

La Coca de San Juan

19 de junio de 2017

La coca de San Juan es una de las tradiciones gastronómicas más arraigadas de Catalunya. Ni la verbena de San Juan ni la de San Pedro se entienden sin una buena porción de coca y una copa de cava, o un vasito de vino dulce o rancio como solían tomar nuestros abuelos. Según datos del Gremi de Pastissers de Barcelona, en todo el territorio catalán, por San Juan, se consumen más de 1.630.000 cocas artesanas, 920.000 en el área de Barcelona, entre ellas, muchas elaboradas en las panaderías y pastelerías de Nou Barris.

La coca de San Juan se deriva de un pastel que se comía antiguamente, dulce y de forma redonda que dicen, tomaba la forma del sol como muestra de culto al astro rey. Y es que el 23 de junio es la noche de la celebración del solsticio de verano, de la llegada del buen tiempo, el calor, y el reinado del sol.

Cómo pasa con otras recetas populares, el origen de la coca no es nada sofisticado, al contrario...Según varias fuentes, la receta se desarrolló muy probablemente durante el imperio Carolingio - S.VIII-IX- como recurso para aprovechar los restos de masa de pan que, a pesar de la levadura, no había crecido suficiente. Esta masa la cocinaban totalmente plana y le añadían azúcar por encima para endulzarla.

La coca de San Juan sería, pues, una variante de esta receta, caracterizada, en este caso, por el uso de diferentes rellenos, y frutas confitadas tales como el melón, la naranja o las cerezas que antes y todavía hoy, muchos barceloneses aprovechan para comprar durante la tradicional feria de Sant Ponç, el 11 de mayo, en la calle Hospital, pero también en Nou Barris, concretamente en el Centre Cívic Torre Llobeta, donde desde hace unos años se organiza la feria de Sant Ponç del Distrito, con un mercado y actividades entorno a las hierbas medicinales.

Las recetas más tradicionales de la coca de San Juan son las de briox con frutas confitadas y piñones, y la de chicharrones y hojaldre, seguidas de la coca de piñones rellena de crema. Algunas cocas incorporan, entre la masa y la fruta, una capa fina de mazapán rebajado con un poco de clara de huevo, mientras que otras cambian el mazapán por crema pastelera.

Según el Corpus de la Cocina Catalana del Institut Català de la Cuina, está, también, admitido, añadir especies bien molidas en la masa, tales como comino, canela, anís estrellado, .... lo que hace que el recetario de cocas de San Juan sea tan amplio y variado como uno alcance a imaginar.

Curiosidades sobre la Coca de San Juan

  • La palabra coca viene de cóc – coca o pastel-, término de raíz germánica introducido en Catalunya en época de Carlomagno, y origen, también, del nombre inglés cake (pastel); el koek o kok holandés, o el kuchen alemán.
  • Los entendidos dicen que la coca de San Juan tiene que ser el doble de larga que de ancha.
  • La pasta de la coca puede ser de harina y agua- como de pan-, de briox, de pasta de hojaldre, o incluso, de bizcocho.
  • Uno de los ingredientes que más encarece la coca son los piñones. La diferencia entre una coca hornada con piñones de Castilla, los más caros, y otra elaborada con piñones chinos, es de alrededor de 18 euros el kilo.
  • Los expertos atribuyen la costumbre de comerse la coca de San Juan en compañía, como una reminiscencia de una consagración ritual, derivada de las ceremonias solsticiales.
  • Las cocas se elaboran desde la Edad Media, pero seguramente la primera receta publicada de la Coca de San Juan la debemos al cocinero Ignasi Domènech, en 1924.

Ahora bien, lo que realmente hace diferentes a unas cocas de las otras es su calidad. ¿Las más buenas?... las cocas artesanas de pastelería, elaboradas al día, sin colorantes ni conservantes, y de las que encontraréis buena muestra en:

Cargando...
x
X