Viu Nou Barris

Viu Nou Barris

Cómo mantener la casa fresca en verano

16 de julio de 2018

Durante los meses más calurosos del año, una de las cuestiones más importantes para sentirse cómodo y bien es disfrutar de un ambiente fresco y natural en casa que nos ayude a reponernos del calor exterior. Conseguir este efecto es fácil si tenemos en cuenta algunos aspectos:

  • Permitir la entrada de aire fresco

A primera hora de la mañana y, también, durante el atardecer, el calor disminuye y es un buen momento para abrir las ventanas, renovar el aire y refrescar el ambiente. Para acelerar este proceso podemos crear corrientes de aire, manteniendo abierto extremos opuestos de la casa. Si, además, tenemos espacios del piso con grandes ventanales, abrirlos durante un rato al día, evitará que el calor acumulado favorezca el efecto invernadero.

El único problema relacionado con estas prácticas en el horario indicado es que justamente en estas franjas, durante el amanecer y el atardecer, los mosquitos se encuentran más a gusto y actúan sin piedad. Por ello, sabiéndolo, vale la pena tomar las medidas oportunas ¡para no acabar como un colador!

  • Aire acondicionado y ventiladores

Una de las soluciones más populares para mantener fresco el ambiente en casa durante el verano son estos aparatos. Los ventiladores, por ejemplo, están pensados para espacios no demasiado grandes. Para que resulten efectivos conviene colocarlos más o menos cerca nuestro, dirigidos hacia donde estemos ubicados. Deberemos tener en cuanta, además, que estos aparatos no enfrían el aire sino que lo remueven, lo que quiere decir que no tiene demasiado sentido, dejar el ventilador encendido en una habitación antes de ocuparla, esperando que baje la temperatura. Y es que la sensación de frescor se produce cuando el aire del equipo llega a nosotros y dispersa el aire húmedo del ambiente que nos rodea, consiguiendo que nuestra sensación térmica varíe a la baja hasta 5-8 °C. La temperatura de la habitación, por el contrario, no se altera.

El funcionamiento de un aparato de aire acondicionado es diferente. Según su potencia y estructura y superficie de la vivienda puede utilizarse para climatizar una o más habitaciones de la casa sin necesidad de enfocarlo directamente a nosotros. Los aires acondicionados resecan el ambiente y rebajan la temperatura, permitiendo regular los grados deseados con precisión. Los expertos recomiendan mantener una temperatura estable y evitar bajar de golpe el termostato para enfriar rápidamente el ambiente, ya que ni es saludable – el cuerpo necesita un mínimo tiempo para aclimatarse- ni rentable, porque obliga al aparato a gastar más electricidad (algunos fabricantes cifran en un 7% el incremento de consumo eléctrico por cada grado de menos en el termostato). Una solución para acotar este gasto es combinar el uso de un aire acondicionado y un ventilador de techo, de forma que el aire frío generado por el primer aparato es movido por la sala por el ventilador, consiguiendo una climatización más rápida, sin necesidad de tocar el termostato.

Así, según el IDAE (Instituto para la Diversificación del Ahorro y la Energía), la temperatura de confort recomendada en verano se sitúa en torno a los 24-26 °C. Del mismo modo, la recomendación es que la diferencia de temperatura entre el interior y el exterior no sea superior a los 12ºC.

  • Toldos, persianas y cortinas

Las cortinas y las persianas nos ayudarán a graduar el paso la luz, consiguiendo crear una sensación más fresca en el interior de las diferentes estancias. Lo que buscamos es evitar el calor, pero no la luz, por ello, una buena opción son, por ejemplo, las cortinas fabricadas con materiales traslúcidos. Si son de color blanco, tonos crudos o cremas, además de dejar pasar la luz, acumularán menos calor que otros acabados oscuros.

Una alternativa a las cortinas y persianas son las láminas de protección solar para ventanas que rebotan buena parte de la radiación solar que reciben, protegiendo el interior de los rayos UV. Cuando colocamos estas láminas, desde fuera no se ve el interior del piso, pero este efecto desaparece cuando la luz interior es más fuerte que el exterior, por ejemplo por la noche, hecho que hay que tener en cuenta si queremos preservar nuestra intimidad.

En cuanto a los toldos, actúan de barrera contra la entrada de los rayos solares en casa, colaborando a regular la temperatura interior. Los materiales acrílicos son capaces de filtrar hasta el 80% de los rayos UV, mientras que los microperforados, aumentan esta hasta el 94%, permitiendo, además, que el aire caliente acumulado bajo el toldo circule, y frene la subida de la temperatura.

  • Elementos naturales

Las plantas además de un excelente elemento decorativo, también pueden ayudarnos a refrescar nuestra casa. Hay algunas especies que son especialmente indicadas para esta tarea y que además, presentan asociadas otras capacidades beneficiosas, también, para nuestra salud, tales como, la purificación del aire. Este es el caso, por ejemplo, de la Aloe Vera, las cintas, el helecho de Boston, el potus, o la sansevieria que destaca por su importante producción de oxígeno.

A tener en cuenta, también, las alfombras fabricadas con fibras naturales, las cuales cuentan con la capacidad de absorber el exceso de humedad y restituir parte de ella cuando el ambiente está muy seco.

El ejemplo más ilustrativo, sin embargo, del uso y funcionalidades de elementos naturales en la climatización, lo encontramos en la arquitectura bioclimática, que haciendo uso de las capacidades aislantes de las plantas, las coloca en paredes y tejados para conseguir una correcta eficiencia energética.

En el territorio de Viu Nou Barris, encontraréis tiendas de electrodomésticos, de complementos del hogar, floristerías, ferreterías, ... que os darán todavía más pistas para mantener fresca vuestra vivienda durante el verano. ¡Buenos consejos asegurados!

Encontraréis todos estos establecimientos, su dirección y contacto, en el mapa.

Cargando...
x
X