Viu Nou Barris

Viu Nou Barris

Cómo hacer la maleta y que todo entre

1 de abril de 2019

¡La primera gran escapada del año la tenemos ya aquí! A estas alturas y en la mayoría de los casos, seguro que tenemos el destino elegido y seguro también, que lo que más pereza nos hace es preparar la maleta... Solo pensar en como encajar las mil cosas que nos queremos llevar provoca sudor frío a más de uno... sobre todo si la opción elegida es el avión y no tenemos intención de facturar... En aproximadamente, 55x40x20 cm lo tenemos que meter todo... todo! No es misión fácil, ahora bien, tampoco imposible. Algunos trucos sencillos y efectivos nos pueden ayudar a conseguirlo.

  • Maleta por capas. Es importante tener en cuenta el orden en que ponemos las cosas dentro de la maleta, tanto para optimizar el espacio como para asegurarnos que todo llegue a destino en las mejores condiciones posibles. Así pues, los elementos más pesados siempre es mejor disponerlos en el fondo. Lo ideal, además, es que se muevan lo menos possible. Una buena solución es disponerlos como un rompecabezas, intentando que coincidan geométricamente. Encima colocaremos el resto del equipaje, reservando la última capa, a las piezas más delicadas. Es recomendable llenar, también, los espacios que hayan podido quedar libres con calcetines, fulares u otros elementos que nos ayuden a encajarlo todo bien para que se produzca el mínimo de movimiento posible durante el traslado de nuestra maleta arriba y abajo.
  • No dobles la ropa, ¡enróllala!. Si hacemos rollitos individuales con nuestras camisetas y pantalones, cuando los coloquemos en la maleta ocuparán menos espacio y además no se arrugarán tanto. Para hacerlo solo hay que doblar la pieza de forma habitual y una vez hecho esto, enrollarla sobre sí misma hasta que tengamos un cilindro. Una versión avanzada de esta "técnica", es la que prevé, reservar un dobladillo de unos 5-10 cm en la parte baja de las camisetas. Así cuando hagamos el rollito, lo podemos empaquetar dentro de este dobladillo y nos quedará la camiseta, literalmente, "encapsulada", lista para meter en la maleta.
  • Los zapatos, un extra de almacenamiento. Si dentro de la maleta hemos previsto llevar calzado de repuesto, podemos utilizar su interior para guardar piezas pequeñas de ropa, cargadores para nuestros dispositivos móviles e incluso ropa interior en bolsas zip.
  •  Los cinturones, que no te roben espacio. Un cinturón enrollado ocupa más espacio que si lo colocamos desplegado alrededor de todo el perímetro interior de nuestra maleta. Otro lugar donde guardar estos elementos y que no ocupen es en el interior del cuello de las camisas dónde, además, ayudarán a que estos no se deformen una vez cerrada la maleta.
  • Líquidos, siempre controlados. Además de recordar que en el caso del avión no es posible embarcar botellas con más de 100 ml de producto, hace falta que estas se aíslen bien del resto de piezas de la maleta y las guardemos en una bolsa transparente. Igualmente y para evitar derrames producidos por la presión o cualquier otra circunstancia, es aconsejable colocar un trozo de film transparente sobre la boca de la botella y después enroscar bien fuerte el tapón. Así será más difícil que nada acabe manchando nuestra ropa. Y por cierto, cuanto más encajada quede en el interior de la maleta la bolsa con los líquidos, mejor.
  •  Bolsas de vacío, un as en la manga. Si a pesar de todo, todavía nos hace falta más espacio extra, podemos utilizar una bolsa de vacío para las prendas de ropa más voluminosas. Las podéis encontrar en ferreterías y en los establecimientos de complementos para el hogar del barrio. Se estima que este tipo de bolsas reducen hasta un 75 % el volumen, triplicando así, el espacio de almacenamiento disponible. Eso sí, deberemos tener en cuenta que, en este caso, la ropa se arruga más.

 ¿Todo preparado? ¿Maletas a punto? ¡Buen viaje!

Cargando...
x
X